Última Hora

Infierno en los calabozos | Cruda realidad que se vive en los retenes policiales (PARTE I)

6 de julio de 2016 | 12:30 am | por Redacción
Infierno en los calabozos | Cruda realidad que se vive en los retenes policiales (PARTE I)
Especiales
1

El hacinamiento sigue siendo la piedra en el zapato del sistema penitenciario en Venezuela, no escapando de dicho mal los retenes transitorios policiales, donde, en Paraguaná, se observa que supera el 300%, tomando como muestra para ello los cuatro principales centros preventivos como lo son las instalaciones de la subdelegación del Cicpc, la División de Homicidios base Punto Fijo, Polifalcón y Policarirubana.

CAPACIDAD VS REALIDAD

De acuerdo a los datos aportados por fuentes policiales, en la Sala Transitoria ubicada en el Centro de Coordinación Policial Nº 2, hacen vida unos 300 reos, entre procesados y penados, siendo este un inmueble construido en 1975 para una comunidad no superior a las 50 personas, lo que traduce a un grave hacinamiento que rebasó el 500%.

Por su parte, en la sede del Cuerpo de Policía Municipal Bolivariana de Carirubana, como bien PrimeraNoticia.net reseñó el pasado miércoles, existe una situación de explotación que pasó el 280%.

Mientras que en la sede de la Policía Científica, base Punto Fijo, cuentan con una celda, la cual en sus inicios era de 2 metros de largo por 3 de ancho, la cual en virtud al aumento exponencial de detenidos, se vieron en la obligación de ampliar, llegando en los actuales momentos a medir unos cinco metros de ancho por dos de largo, en el que reposan unos 86 reos, encontrándose por otra parte unos 25 más en la sala de la División contra Homicidios base Punto Fijo.

carcel1-630x300

CALABOZOS EN INTERNADOS

Humberto Prado, coordinador del Observatorio Venezolano de Prisiones, asegura que el hacinamiento son consecuencias del retraso procesal y de una sobreexplotación de los centros penitenciarios.HUMBERTO PRADO

“Han convertido los calabozos de las policías estadales y municipales en internados judiciales”, refirió Prado quien destaca que dichas instalaciones policiales no se encuentran aptas, bajo ningún concepto, para albergar tantos reclusos y por tiempos esporádicos.

En referencia específicamente a la sala transitoria de la Policía Regional de Falcón, esta fue construida bajo los parámetros de la aplicación de la extinta ley de Vagos y Maleantes, en la que como máximo el procesado cumplía penas de tres meses.

En la actualidad las conductas delictivas han mutado, llegando a concentrarse en dichos espacios, individuos que son condenados a largas estadías, tiempo en el que fraguan fugas y la consumación de otros delitos con perfecta vehemencia, situaciones que no han sido consideradas como un peligro latente por las autoridades competentes, recordando que la sede de la Policía estadal en Carirubana, queda ubicada en una zona residencial. Se supo que en Polifalcón existen condenados que llevan hasta ocho años haciendo vida en el lugar.

BATALLA CONTRA EL HACINAMIENTO

DEFENSOREdisoie Sandoval, defensor del pueblo en Falcón, señaló que la dependencia bajo su mando está clara en la situación delicada que se registra en las estaciones policiales, “estamos conscientes del gran hacinamiento existente y nuestra lucha diaria es tratar que el debido proceso se respete y que de alguna manera en su estadía en esos sitios, las personas cuenten con el apoyo de sus familiares, que los cuerpos policiales les dejen ingresar sus alimentos y los mismos les lleguen”. Carmen Marín Pietri / Especial

____________________________________________________________

Lea También: Infierno en los calabozos | Cruda realidad que se vive en los retenes policiales (PARTE II)